19 de abril de 2012

Lleno de orgullo y satisfacción

    Ojalá que la que está cayendo con los escándalos del abuelo, el yerno y el nieto, abra los ojos de una vez del abuso del engaño y la hipocresía que sufrimos de cualquier cosa que se llame Institución.
 ¡ ABAJO LA MONARQUIA!.... Está claro que se rien de nosotros...El gobierno usa sin vergüena el ..."donde dije digo..." sabiendo que el límite de esa cuerda que tensan está cada día más cerca de romper...y el "estado del bienestar" se va rompiendo igual que esa maroma...

video
  
    A la vez que cada día se nos recortan derechos, se suben impuestos y se pierde el trabajo, estas Instituciones...Monarquía, Parlamento, Senado, Partidos Políticos, Empresarios, Sindicatos, Instituto Noos y similares etc...siguen ajenos a las enormes desgracias personales. Somos un país de maestros en corrupciones de todo tipo, será la famosa picaresca española adoptada por los que legislan, que lo hacen para que ladrones de guante blanco, corbata y gemelos tengan impunidad con lo que roban...

AQUI NADIE DEVUELVE EL DINERO.
     Aquí si eres lo suficiente cabrón para robar a los pobres,  la justicia premia con no exigir lo robado a cambio de una suite en Ocaña2.
     Y mi Canto....mi reflexión, es una pregunta...¿Cuánto tiempo y hasta dónde vamos a aguantar....?..¿.Quizás es el momento de romper la maroma?...y lo que es más importante....¿Puedo ir a Botsbuana a cargo del estado? me gustaria llevarme el rifle de Froilán y dejárselo al Rey de los elefantes para que se defienda de quien está....
                   LLENO DE ORGULLO Y SATISFACCION

                               Treinta y cinco años,
                                    una disculpa.
                                      ¡Cuidado!
                                 Borbón a la caza,
                                    cenas de gala,
                                 viajes por la cara.
                          recepción de embajadores
                                  de indecencias,
                             y dos yernos elegantes.
                                  Uno de Armani,
                                   otro mangante.


Anacrónicas excusas de marfil
que asesinan comprensión
para el viejo cazador.


Bastardo de una riqueza
por su supuesta grandeza
                              porque ya perdió el honor
cuando juró al movimiento.

Y ahora en este momento,
Juan Carlos I y último rey de España.
cuando es más inoportuno,
va derrochando sin tiento
sus derechos campechanos
como a él le da la gana.
Con ese aire arrogante,
no se le ocurre otra cosa
que largarse hasta Botsbuana
para cazar elefantes.

Además de tropezarse,
¿Quién es el animal?
y romperse la cadera
y montarle el avioncito
para volver a zarzuela,
no tendrá que soportar
ninguna lista de espera...
Una pequeña disculpa
y prótesis de sumisión
para eso es el rey de España
ese que engaña
lleno de orgullo y satisfacción.

Raúl Cerdeño.

Si has encontrado útil este artículo puedes compartirlo desde tu blog, página Web o foro.